El Coro Agora Portals, más allá de la formación musical

En Agora Portals International School, la música forma parte de la educación integral de nuestros alumnos. A través de la formación musical, los estudiantes desarrollan más fácilmente capacidades tan valiosas como el esfuerzo y la superación, la sensibilidad, la organización, el trabajo en equipo, etc. Dada su importancia, el colegio es a su vez  un Conservatorio, Centro Integrado de Música, con autorización para impartir los grados Elemental y Profesional de las Enseñanzas Musicales. El Coro Agora Portals forma parte del proyecto educativo del colegio en la medida que proporciona a los alumnos una actividad extraescolar que les permite seguir y avanzar en su formación musical.

El Coro lleva ocho años ofreciendo numerosas actuaciones de elevada calidad tanto dentro y fuera del colegio, y en las que cabe destacar su participación en lugares reconocidos como la Sala de Actos más relevante de Mallorca, y las colaboraciones con otras corales y agrupaciones, como la Banda Municipal de Palma o la Orquestra Sinfónica de les Illes Balears. Este proyecto trasciende la formación musical de los alumnos y les ayuda a desarrollar otras habilidades y áreas de conocimiento.

Frederique Sizaret, profesora del centro, es la encargada de dirigir el Coro Agora Portals, y en esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de entrevistarla.

____________________________________________________________

 

Frederique Sizaret, mezzo-soprano francesa, terminó sus estudios en el Conservatorio de Tours obteniendo el primer premio en violín, música de cámara y canto. En 1996 realizó el Máster en musicología y ese mismo año integró en el “Centre de Formation Lyrique” de la Opera Nacional de Paris. Frederique realizó su carrera como cantante lírica en Alemania, en los teatros Wupretal, Essen, Gelsenkirchen, Saarbrucjen y Stuttgart. Cuando se mudó a Mallorca siguió su carrera musical, pero también se implicó en el mundo de la educación. En los últimos tres años, ha trabajado en el ámbito docente, tanto a nivel de técnica vocal individual como de técnica colectiva, dirigiendo clases de coros, como el Coro infantil de Agora Portals International School.

 

___________________________________________________________

P: ¿Cómo surgió la idea de crear el Coro Agora Portals?

R: Todos los niños del colegio tienen una sesión de coro por semana. Pero, muy rápidamente, notamos que algunos de ellos pedían más, tanto a nivel vocal, como a nivel de expresión teatral. Algunos tenían el deseo de aprender a controlar su voz igual que otro instrumento, y desarrollar algunas coreografías a partir de las piezas aprendidas. Por esta razón, decidimos crear el Coro Agora Portals.

 

P: Para los alumnos, formar parte del Coro, ¿qué beneficios aporta para el desarrollo de su formación musical?

R: En primer lugar, desarrollan su voz. Igual que otro instrumento, la voz necesita su técnica propia, y aunque es el instrumento más natural del ser humano, su técnica está muy relacionada con el desarrollo físico y psicológico. El niño de 6 o 7 años canta de una manera muy natural, y encuentra en su cuerpo los recursos técnicos necesarios a una voz sana. En la adolescencia, la “vergüenza” natural que surge en muchos de ellos hace que la voz se cierre, igual que el cuerpo. Trabajar de manera regular la voz permite que este “problema” se controle mejor.

En segundo lugar, desarrollan el oído. Muchos de los instrumentos que los alumnos practican son individuales. Cantar en un coro obliga al alumno a encontrarse con otras voces, y precisa de una escucha vertical en la música.  De hecho, esta práctica provoca mucha felicidad en los niños, cuando se dan cuanta que pueden cantar a dos, tres, o cuatros voces, y, de manera muy evidente, mejora considerablemente el control de su afinación.

En tercer lugar, desarrollan “de la lectura a la vista”. Muchas veces trabajamos de memoria, pero, como ejercicio, obligo también los niños a espabilarse con una partitura. Es una cosa muy nueva para ellos: las partituras de coro contienen varias voces, un acompañamiento, a veces compuesto de varios instrumentos, y esta práctica requiere una concentración muy particular, tanto a nivel lectura pura, como a nivel auditivo.

 

P:¿Qué otras áreas de conocimiento se desarrollan a partir del proyecto de formación musical? 

R:  Realizamos ensayos por grupos de tres o cuatro alumnos como complemento a los tres ensayos grupales semanales. Estas sesiones me permiten conocer la voz de cada niño, sus posibilidades, y controlar su desarrollo. La clase reducida me permite enseñarles técnicas corporales y teatrales que les ayuden a desenvolverse en el ámbito escénico. Por otro lado, aprenden biología: explico la anatomía de la voz, qué pasa cuando producimos sonido, qué pueden hacer cuando no funciona, de modo que aprendan a controlar mecánicamente la voz y adquieran una conciencia corporal cada vez más aguda, que les evite problemas de afonía o disfonía en el futuro.

 

P: ¿Qué es con lo que más disfrutan los alumnos?

R: ¡La parte teatral es seguramente donde los niños disfrutan más! Porque bailan, hablan en público, aprenden a olvidar su vergüenza natural, y cantan delante de sus compañeros. En este sentido, es difícil mantener el equilibrio entre un repertorio clásico (con muchos beneficios para el desarrollo de la voz), y canciones más populares que les permiten expresarse más nivel teatral, pero sin dar tantos resultados a nivel musical y vocal.

Por ejemplo, hicimos un proyecto de una obra preciosa de John Rutter, la “Missa of the children, con la participación de otro coro de niños de Mallorca, un coro de adultos y una orquesta compuesta por profesores de escuelas. La música era religiosa y magnífica, pero, y aunque los niños lo hacían muy bien, no disfrutaban tanto como con canciones modernas. ¡Es muy difícil hacer que su sensibilidad se desarrolle también en este ámbito!

Coro Agora Portals interpretando “Missa of the Children”

 

P: ¿Podrías explicarnos qué proyectos musicales habéis llevado a cabo y qué destacarías de cada uno de ellos?

R: Me fijo tres proyectos grandes al año: el Concierto de Navidad, con canciones clásicas y modernas; el proyecto de fin de año; y un tercero diferente cada año. No debemos olvidar que los niños cantan todo de memoria, y cada programa son una media de doce canciones, a varias voces.

En primer lugar, me gustaría destacar el proyecto que llevamos a cabo junto con los Blavets de Lluc y la Coral Universitaria, que permitió que los niños del Coro Agora se encontraran con otros niños de Mallorca, con los Blavets, un Coro profesional de niños que tienen también la música integrada en su currículum. Asimismo, los niños tuvieron la oportunidad de trabajar con una orquestra de profesionales, dirigido por Joan Company, director de la coral de la universidad de les Illes Balears.El trabajo fue muy positivo para los niños. Nos juntamos todas estas entidades en la Iglesia de Palma, y el concierto fue un éxito. ¡Reunimos a más de 300 personas! Por último, cabe destacar que este proyecto hubiera sido imposible sin la ayuda del colegio, en todos los aspectos.

 

¡El proyecto del año pasado era, seguramente, el más ambicioso que hemos hecho hasta ahora! Todo esto empezó con el deseo de crear un programa de canciones sobre Musicales (Matilda, Los Miserables, Singing in the rain, Grease, Sister Act, Lion King…). Pero cantar sin moverse era imposible. Entonces pedimos ayuda a una coreógrafa para ajustar los movimientos para cada una de las canciones. De la misma forma pasó con los instrumentos, el piano quedaba pobre. David León (director de música del centro) nos ayudó escribiendo un arreglo para un ensamble musical hecho por profesores de la escuela, con violín, viola, flauta, oboe, clarinete y trompeta. También necesitamos un decorado para el escenario, del cual se encargó la profesora de arte, Juta Fitz, creando con los alumnos de Primaria, dos paneles de decoración. Además, utilizamos los recursos técnicos que nos ofrece el Auditorium del colegio, ¡Teníamos hasta una máquina para hacer lluvia! Realmente este proyecto fue para mí, y para los alumnos, un clímax en el trabajo del coro y fue posible gracias a la ayuda de todo el colegio.

 

P: ¿Cuál es el proyecto de este curso?

R: Aunque la idea aún está en el aire, este curso me gustaría hacer un proyecto unificando varios coros de niños de todo mundo, con videos. Gracias a uno de mis trabajos anteriores, tengo contactos con cantantes de varios países, y muchos de ellos trabajan ahora también en el ámbito infantil. La idea sería elegir varias canciones en el idioma original, que los alumnos de otros países las grabaran, y el día del concierto nuestro coro cantara la misma canción. Además de introducir, por supuesto, ¡baile con coreografías!

 

P: ¿Qué te ha aportado a nivel personal y profesional desarrollar el proyecto del Coro Agora Portals?

R: Este trabajo me aportó tener una perspectiva completamente diferente sobre la voz. Siempre había trabajado con adultos, y, aunque los niños tienen la voz mucho más natural que ellos, cada día debo encontrar recursos diferentes para trabajar con ellos a nivel técnico: juegos, imágenes, trabajar la expresión corporal, etc. Es una búsqueda constante, ¡pero apasionante también! Por la otra parte, desarrollar este proyecto en el ámbito del centro ha facilitado mucho mi trabajo y el de los niños: desde un principio el director y el equipo pedagógico han entendido que la música podía aportar a los niños una dimensión más allá de la educación “clásica”. Considerar la música como una asignatura curricular más es el mejor regalo que podíamos hacer a los alumnos tanto para su formación musical como su formación como personas.